¿Por qué deberías comprar una bicicleta de balance (sin pedales) para tu hijo?

Por Dciclas Webmaster 11/09/2017 0 Comentarios Evaluaciones de productos,

 

La bicicleta ha sido parte fundamental de la niñez durante décadas, proporcionándonos libertad e independencia y fomentando nuestro desarrollo motriz. Tradicionalmente iniciamos a nuestros niños en el mundo del ciclismo con un triciclo o una bicicleta con ruedas auxiliares. Además de estas opciones, en los últimos años las bicicletas de balance se han convertido en la mejor alternativa para que nuestros hijos aprendan a montar en bicicleta, pues se desarrolla el sentido del equilibrio de una manera natural y pueden ser usadas por niños a partir de los 18 meses de edad.

 

Las bicicletas de balance están diseñadas para niños a partir de los 18 meses hasta los 5 años. La idea es que estén adaptadas a la altura del niño para que pueda poner los pies en el suelo sin dificultad y tenga pleno control de la bicicleta con el manillar, con el fin de que pueda impulsarse dando zancadas.

 

Beneficios de una bicicleta de balance (sin pedales) para los niños

 

El mayor beneficio que tiene una bicicleta de balance frente a las bicicletas con ruedas auxiliares y triciclos es que el niño desarrolla gradualmente su sentido del equilibrio de manera natural. Cuando da zancadas y se balancea sobre la bicicleta, poco a poco logra ganar seguridad y desarrollar su sentido del equilibrio a su propio ritmo. Además, las bicicletas de balance fomentan habilidades motoras y de orientación, permiten que el niño gane autonomía e independencia y que sus relaciones sociales mejoren al compartir y disfrutar con otros niños.

 

La marca Strider, especializada en bicicletas de balance para niños, tiene algunos consejos que resultan muy útiles para enseñar a nuestros hijos a montar en bicicleta, los cuales te presentamos a continuación.

 

  1. Ajustar la bicicleta a la medida del niño

 

Altura de la silla y manubrio (manillar)

 

El primer punto crítico es ajustar la altura de la silla. Esta debe quedar de tal modo que el niño pueda apoyar ambos pies en el suelo con una pequeña flexión de rodilla. Una medida inicial de referencia es ubicar la silla a una altura de 2,5 centímetros menos que la medida de la entrepierna del niño.

 

El segundo punto crítico es ajustar correctamente el manubrio. Guiándonos por la altura a la que hemos graduado la silla, ajustamos la altura del manubrio. Esto es, si la silla está en el punto más bajo, el manubrio debe ir también en el punto más bajo. Una vez allí, debemos ir modificando la posición del manubrio hasta la altura en la que el niño se sienta más cómodo.

 

Los niños crecen muy rápido, y sus habilidades sobre la bicicleta de balance mejoran día a día, así que asegúrate de ir ajustando la bicicleta constantemente.

 

Elementos de seguridad

 

El casco es esencial para su protección. Asegúrate de que ninguna correa esté floja. El casco debe ir un poco más arriba de sus cejas para proteger su frente. El niño debe sentirse cómodo con el casco, la correa de la barbilla no debe apretar su garganta ni estar en la punta de la barbilla.

 

  1. Anímalo, no seas un entrenador

 

Todos los niños son diferentes, muchos pueden subirse a su bicicleta e instintivamente rodar sin querer parar, otros solo quieren pasar un rato andando en ella y emplear su tiempo en otras actividades. Sin importar su grado de interés, debes animarlos siempre y elogiarlos por el tiempo que pasen sobre su bicicleta.

 

  1. Deja que el niño establezca el ritmo

 

Es probable que tu hijo no se siente en la silla de la bicicleta la primera vez que intentes enseñarle. Algunos niños son muy precavidos y no hay problema con ello, poder apoyar sus pies en el piso puede hacerlos sentir más seguros.  Deben ganar confianza caminando con la bicicleta entre las piernas sin soltar el manillar, y una vez puedan confiar en la silla, la usarán. Este es un proceso diferente para cada niño, para unos puede ser cuestión de minutos y para otros tomar semanas, pero todos lo harán eventualmente. Una vez tengan plena confianza sentados en la silla y con los pies en el suelo, comenzarán a balancearse, dando pequeños pasos que se transformarán en zancadas más adelante. Permite que hagan esta transición a su propio ritmo, y, sin que te des cuenta, empezarán a utilizar el reposapiés, lo cual mejorará su equilibrio.

 

Para ellos es divertido andar a zancadas y practicar su balance. Un cambio apresurado por una bicicleta de pedales puede detener su progreso, así que no tengas prisa. Ten en cuenta que una bicicleta de pedales tiene un peso mayor con el que tendrá que lidiar y esto puede resultar frustrante. Permítele seguir perfeccionando su manejo de la bicicleta, pues las habilidades ganadas en el balance le harán más fácil la transición hacia los pedales y disfrutará mucho más sus rodadas.

 

  1. Sostén al niño, NO la bicicleta

 

Permite que el niño sienta cómo la bicicleta se inclina hacia los lados. Al sostenerla cuando se desequilibra, el niño piensa erradamente que es más estable cuando está inclinada. Deja que aprenda por sí mismo cómo mantener el equilibrio. En caso de que requiera sentirse seguro, camina a su lado y pon una mano en su espalda. ¡No sostengas la bicicleta aunque creas que va a caerse!

 

 

 

 

Señales que indican que el niño está listo para la transición a una bicicleta de pedales:

  • Puede impulsarse y rodar largas distancias con los pies arriba.
  • Puede maniobrar en una pendiente sin apoyar los pies en el suelo.
  • Puede sortear obstáculos que se encuentren en su camino.
  • Manifiesta que desea una bicicleta de pedales. Nada arruina más la diversión de un niño que el que se le diga qué hacer.

 

Recuerda que la bicicleta les brinda a los niños libertad, confianza e inolvidables recuerdos, así como el perfeccionamiento de su motricidad y desarrollo muscular. Elegir la bicicleta correcta y motivarlos para aprender a montarla son requisitos necesarios para esta gran experiencia que todo niño debe tener y que le servirá en todos los aspectos de su vida.

 

 

 

Los consejos son tomados de: https://www.striderbikes.com/media/downloads/Learn-to-Ride-Guide.pdf

Referencias: https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/aprendizaje/los-beneficios-de-las-bicicletas-sin-pedales-para-los-ninos/

Escribe un comentario